¿Por qué a veces es tan difícil la comunicación en pareja?

¿Por qué a veces es tan difícil la comunicación en pareja?

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Es bien sabido que uno de los ejes centrales dentro de la relación de pareja es la comunicación en pareja. Definida ésta cómo “compartir algo, poner en común”.

Si esto lo trasladamos al ámbito de nuestro día a día en la convivencia, no podemos olvidarnos de la transmisión de información ¿cuántas veces no trasladamos a nuestro cónyuge aspectos importantes en nuestro día a día? ¿os suenan enunciados como: “es que no sé si está cómodo o lo que realmente le gusta de su trabajo porque de eso nunca hablamos…”?- También es importante compartir emociones (cómo nos sentimos, qué nos gusta o molesta e incluso qué nos incomoda). En definitiva conocer a nuestro compañero/a en las distintas facetas que conforman una relación.

En terapia de pareja nos encontramos que cuando la comunicación en pareja no es adecuada por diferentes motivos, se van a presentar otros aspectos subyacentes como: interpretaciones o atribuciones erróneas de diferentes conductas, equivocar los estados emocionales del otro, discusiones por temas aparentemente triviales (desde dónde has dejado no se qué cosa, hasta no sé si nos falta algo de compra…). Esta serie de aspectos se van a observar en nuestra convivencia del día a día y a la larga se traducirán en temas mucho más complejos (tanto económicos, laborales, de educación hacia los hijos…), además de provocar una mayor carencia en el estado emocional de ambos, conformando un distanciamiento e interfiriendo, a su vez, en el nivel de satisfacción en la relación de pareja.

Según Fernández, Sanz y Labrador “convivir con una persona con la que es difícil o imposible comunicarse no es muy diferente que convivir con un extraño”. Este aspecto nos hace considerar los problemas de comunicación en pareja como uno de los puntos nucleares dentro de los objetivos de la terapia de pareja.

Destacar como punto a favor, dentro de la importancia del tema que nos atañe, la consideración de que la comunicación en pareja tiene que ver con el repertorio de habilidades y por ende, es algo que se aprende y que si lo trabajamos  mediante terapia de pareja vamos a conseguir resultados satisfactorios.

¿Cómo trabajar la comunicación en pareja?

En primer lugar haremos un buen análisis de cuál es el repertorio de conductas que se dan en la interacción de la relación de la pareja. Indagaremos cuáles son los motivos que les han llevado a tener problemas dentro de la comunicación, si anteriormente los ha habido y cuáles han sido los precipitantes que han desencadenado el problema en cuestión. Tendremos en cuenta aspectos de la comunicación no verbal dentro de la interacción dual (contacto ocular, volumen de la voz, distancia entre ambos en momentos de conflicto, escucha activa…), y también en lo que concierne a la comunicación verbal (muy importante no solo qué decimos sino cómo lo decimos). A veces queremos expresar algo que nos incomoda o molesta y sin embargo, la forma en qué lo transmitimos constituye un aspecto clave para que la otra persona pueda abrirse y ser receptivo o de lo contrario, provoque un bloqueo que imposibilite una conversación fluida, metiéndonos en una espiral que nos aleja de la resolución del conflicto o del problema en cuestión. comunicación en pareja, terapia de parejaPor ello, es sumamente importante para la comunicación en pareja fomentar un estilo asertivo, es decir, expresar los propios sentimientos e intereses de forma adecuada (sin gritar, sin violentar o intimidar al otro), respetando a la otra persona.

Para lograr esto, utilizamos en terapia de pareja distintas técnicas (banco de niebla, técnica del “sandwich”, aplazamiento asertivo…) que nos van a facilitar una buena dinámica de comunicación en pareja.

No cabe duda que buenas pautas en momentos inadecuados no son la formula perfecta para un buen resultado. No debemos olvidar que si tenemos que hablar de temas que nos preocupan y que conciernen a la pareja. deberemos de elegir lugar y circunstancias para hacerlo. En general, no es un buen momento para llevarlo a cabo el estar con terceras personas o no tener tiempo suficiente (es decir, la pareja tiene que elegir espacios de tiempo largos sin interferencias externas).

Existen también elementos distorsionadores de la comunicación, entre ellos:

Reproches, exigencias, acusaciones, consejo prematuro y no pedido, cortes en la conversación, interrupciones, disputas sobre versiones diferentes del pasado, juzgar los mensajes del interlocutor e inconsistencias en los mismos, que deberíamos evitar y tener en cuenta para que no interfieran en una buena comunicación en pareja. ( Labrador (2015) .

En muchas ocasiones la relación se configura dentro de una espiral en la que cada uno ha marcado sus propias reglas y dinámicas, lo que provoca que el problema de la comunicación en pareja se mantenga a lo largo de los años, sin que se hayan establecido los mecanismos óptimos para subsanar tales desavenencias. Por ello, es importante que la pareja acuda a un profesional que les ofrezca las pautas adecuadas y les explique las consecuencias que puede llevar tanto a corto como a largo plazo el mantener algo que, a veces puede parecer tan difícil, como son los problemas de comunicación en pareja.

Artículo de Silvia Fernández Bernárdez (Psicologos en Madrid)

Centro de Psicología Psicomaster

Deja un Comentario

Nombre*

Correo Electrónico* (La dirección no será visible)



FacebookTwitterGoogle+LinkedIn
psicologos de madrid

¿Quieres mejorar tu estado de ánimo?¿Liberarte de la angustia, los miedos y el estrés?

Leer Más
psicologos en madrid

¿Te gustaría relacionarte mejor o resolver tu relación de pareja?

Leer Más
centro de psicologia en madrid

¿Problemas en la infancia o adolescencia?

Leer Más