Trastornos del sueño

Tratamiento insomnio

El sueño es esencial para nuestra estabilidad física y emocional, aunque no siempre le damos la importancia adecuada. Los trastornos de sueño interfieren significativamente en nuestra vida cotidiana, en nuestras actividades y pueden desencadenar en otros problemas emocionales o ser consecuencia de ellos.

En ocasiones, los trastornos del sueño se relacionan con depresión o trastornos de ansiedad y suelen remitir cuando se superan estos trastornos pero esto no siempre sucede requiriendo, en ocasiones, una intervención específica.

La necesidad de un tratamiento enfocado específicamente a los trastornos del sueño se debe, en muchas ocasiones,  a que el sueño se condiciona con facilidad y asociamos determinados estímulos con no dormir. Estímulos como el dormitorio, la cama o algunos hábitos quedan así asociados, tras un tiempo con problemas de sueño manteniendo las dificultades.

En los casos en que los problemas de sueño no son consecuencia de otros trastornos, requieren también una intervención específica para resolverlos.

Solicitud de información

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Los principales Trastornos del Sueño

Se pueden clasificar en cinco categorías:

1. Insomnio

Insomnio transitorio y situacional: Es la dificultad para iniciar y/o reanudar el sueño, así como frecuentes despertares durante la noche. Con frecuencia dura poco tiempo y se relaciona generalmente con dificultades o problemas emocionales.

Insomnio persistente: Dificultad para iniciar y/o mantener el sueño y frecuentes despertares con una duración mayor que el insomnio transitorio y situacional.

Insomnio relacionado con problemas psiquiátricos: Se relaciona con frecuencia con depresión y ansiedad. El tratamiento va enfocado a resolver el trastorno que lo origina pues suele remitir al resolverse éste. No obstante, en ocasiones es necesaria añadir una intervención específica para el insomnio.

Insomnio relacionado con el consumo de drogas: Se relaciona con el uso de psicofármacos, concretamente con la medicación dirigida a inducir el sueño que puede acabar produciendo el efecto contrario tras una historia larga de uso, el alcohol y los estimulantes (cocaína, cafeína, éxtasis, anfetaminas, etc.).

Existen otros tipos de insomnio como el insomnio subjetivo, insomnio voluntario, insomnio por factores ambientales o el insomnio familiar fatal.

2. Hipersomnias

Consisten en una somnolencia excesiva durante el día, se subdividen en:

Narcolepsia: Es uno de los trastornos más graves, ya que la somnolencia puede ser muy marcada, interfiriendo significativamente las actividades de la persona. Los síntomas que se pueden presentar son la somnolencia diurna excesiva (la más frecuente), cataplexia (pérdida del tono muscular), parálisis del sueño (sensación de no poder moverse) y alucinaciones hipnagógicas (percepción de imágenes que se confunden entre la vigilia y el sueño).

Apnea del sueño: Es la interrupción de la respiración durante diez segundos o más durante el sueño, produciendo múltiples despertares, el sueño no es reparador causando somnolencia durante el día.

Síndrome de las piernas inquietas: Sensación de incomodidad en las piernas durante los periodos de reposo (cuando se está sentado, durmiendo, tumbado o intentando dormir). El malestar mejora con el movimiento, sintiendo la persona un intenso deseo de mover las piernas. Otras hipersomnias son: el Síndrome de Pickwick, la Hipersomnia idiopática, el Síndrome de Kleine-Levin, la Somnolencia postraumática o el Mioclonus nocturno.

3. Trastornos relacionados con el ritmo circadiano

Son alteraciones en la sincronización del sueño con el periodo nocturno.

Síndrome de la fase avanzada del sueño, síndrome del sueño irregular y síndrome del sueño de no 24 horas.  Interfieren en el nivel de atención durante el día y en el rendimiento.

4. Trastornos relacionados con los sueños

Pesadillas : son sueños vívidos que generan ansiedad y que pueden producir el despertar. Son más frecuentes en períodos de preocupaciones o sucesos estresantes.

Sonambulismo : Este trastorno se caracteriza por movimientos corporales que pueden derivar en deambulación (caminar durante el sueño). La persona puede aparentar estar despierta al mantener los ojos abiertos Pueden realizar actos cotidianos como abrir puertas, vestirse o salir.

Somniloquio (hablar en sueños): Es cuando se emiten sonidos o se habla durante el sueño. Puede durar desde varios segundos a minutos. La persona no es consciente. Es mas frecuente en períodos de ansiedad en los adultos.

5. Otros trastornos del sueño

Bruxismo (rechinar de dientes): Si se produce de forma frecuente, puede producir el desgaste de los dientes e incluso alteraciones en la mandíbula. La persona se puede encontrar mas cansada o con sueño durante el día o experimentar dolores de cabeza.

Tratamiento de los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño son síntomas que pueden tener causas muy diferentes. Por ello es importante la evaluación individual para determinar las causas que originan y mantienen el problema con vistas a diseñar la intervención más adecuada.

En Psicología se dispone de un repertorio amplio de técnicas de evaluación y tratamiento para los trastornos del sueño, las más utilizadas son:

  • Control de estímulos, para modificar conductas que facilitan o dificultan el sueño
  • Relajación, para disminuir la activación y la ansiedad
  • Higiene del sueño, para conseguir las condiciones fisiológicas adecuadas
  • Intención paradójica, para frenar los pensamientos y las preocupaciones
  • Estrategias cognitivas, para modificar los pensamientos, creencias y expectativas sobre el sueño y controlar los pensamientos que lo interfieren
  • La restricción de tiempo de sueño, para ajustar la cama al tiempo real que la persona pasa durmiendo y estimular el incremento del sueño