Trastorno Límite de la Personalidad (TLP): Aguas Turbulentas

Trastorno Límite de la Personalidad (TLP): Aguas Turbulentas

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Trastorno Límite de la Personalidad: Entendiendo y ayudando al TLP.

Un trastorno psicológico que se ve con frecuencia en las consultas hoy en día es el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) o Trastorno Borderline.

En qué consiste el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)

Con mucha frecuencia nos encontramos en estas personas traumas en la infancia, abusos sexuales infantiles, maltrato o negligencia familiar y problemas de apego. La terapia EMDR es muy eficaz para sanar la traumatización que ha marcado a estas personas que además, con frecuencia, siguen experimentando sucesos traumáticos  en el presente a raíz de sus conductas de abuso, autolesiones, relaciones conflictivas con los otros…. perpetuando así su problema.

El trastorno Límite de la Personalidad (TLP) se define cómo un patrón de inestabilidad en el estado de ánimo, la identidad, la autoimagen y la conducta interpersonal, además de una notable impulsividad. Quienes lo padecen parecen tener un comportamiento inmaduro, a veces infantil. En general las personas con Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) responden a las siguientes características:

  1. Son muy inseguros de sí mismos. Tienen una mala autoimagen.
  2. Sensación marcada de abandono por parte de los demás.
  3. Tienden a abandonarse en exceso.
  4. Nada puede compensarles su gran vacío interior. Manifiestan casi obsesivamente deseos por una gran variedad de objetos. Una vez conseguidos ya están buscando otro nuevo objetivo a lograr.
  5. Son muy dependientes de las personas con las que conviven.
  6. La posibilidad de sufrir un abandono real o imaginario de las personas de las que dependen, o de enfrentarse a responsabilidades importantes, les puede crear situaciones de extrema tensión o ansiedad.
  7. Dificultad para la concentración.
  8. En ocasiones su ira domina su conducta, por una marcada falta de autocontrol.
  9. Pueden presentar descontrol en la alimentación. Anorexia y/o Bulimia.
  10. Abuso del alcohol, drogas, sexo, gastos, etc.
  11. No pueden controlar sus sentimientos y emociones. Pasan de estados eufóricos a depresivos en muy poco tiempo.
  12. Falta de constancia. Abandonan terapias, estudios, trabajos, etc., a veces porque experimentan miedo e inseguridad en sí mismos cuando están a punto de conseguir algo.
  13. Suelen tener una gran capacidad para la manipulación. En general culpan de todos sus problemas a las personas con las que conviven.
  14. Degradan o ensalzan a las personas muy rápidamente.
  15. Algunos tienen una gran dificultad para retener los mensajes verbales o escritos que acaban de recibir.
  16. En muchos casos estos enfermos han tenido muchos problemas en su niñez. Hiperactividad, agresividad, etc. Su educación y relación social y familiar ha sido problemática.Trastorno límite de la personalidad
  17. En muchos casos hay antecedentes familiares por parte de alguno o ambos padres, con problemas mentales, drogas o alcoholismo.
  18. Tienen dificultades para establecer límites bien definidos, tanto para sí mismos como para los demás.
  19. Ante situaciones extremas a veces buscan el suicidio y existen conductas autolesivas. El 10% de los que lo intentan, lo consiguen.

Existen varios estereotipos de trastorno límite de la Personalidad (TLP), por ejemplo, algunos son más impulsivos que otros, diferentes edades y por tanto, diferentes experiencias previas antes de acudir a nuestras sesiones.

¿Cómo trabajar ante un Trastorno límite de la personalidad?

Los objetivos básicos de intervención en pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) que hemos de plantearnos para la consecución de la conciencia de problema por un lado y mejorar o resolver todos estos síntomas por otro, son los siguientes:

  • Reducir o eliminar aquellas conductas que interfieren seriamente con la calidad de vida de la persona, como puede ser el consumo de sustancias, la ansiedad, los trastornos alimentarios, síntomas depresivos, etc.
  • Adquisición de habilidades que permitan crear buenos hábitos
  • Trabajar los traumas pasados y presentes, establecer hábitos de autocuidado y autocontrol y dotarles de recursos para afrontar sus estados emocionales.
  • Abordar la identificación y reestructuración de esquemas desadaptativos como son el temor al abandono y la pérdida, la dependencia, la desconfianza, la escasa autodisciplina, la culpa excesiva, el miedo a perder el control emocional, etc.

El complejo y característico entramado de pensamientos, emociones y conductas de estos pacientes ha de abordarse con serenidad y con confianza, reforzando que se vayan tomando decisiones. Suelen presentar un miedo al cambio, lo cual puede hacer que la persona perpetúe los síntomas del trastorno, también como forma de pedir ayuda, momento en el que el profesional ha de mostrar su apoyo y transmitir firmemente el no abandono de la terapia.

Artículo de Marta Bermejo Victoriano (Psicóloga de Psicomaster)

Una Respuesta a Trastorno Límite de la Personalidad (TLP): Aguas Turbulentas

Deja un Comentario

Nombre*

Correo Electrónico* (La dirección no será visible)



FacebookTwitterGoogle+LinkedIn
psicologos de madrid

¿Quieres mejorar tu estado de ánimo?¿Liberarte de la angustia, los miedos y el estrés?

Leer Más
psicologos en madrid

¿Te gustaría relacionarte mejor o resolver tu relación de pareja?

Leer Más
centro de psicologia en madrid

¿Problemas en la infancia o adolescencia?

Leer Más