Trastorno de ansiedad generalizada y sus implicaciones

Trastorno de ansiedad generalizada y sus implicaciones

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Tratamiento psicológico trastorno de ansiedad generalizada: ¿Cómo dejar de preocuparse?

Todas las personas tenemos preocupaciones pero las personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) se caracterizan por una preocupación constante. Se preocupan por variedad de temas como la salud, el dinero, los hijos, los problemas familiares, etc…; Esto les lleva a agobiarse mucho para lidiar con la vida diaria, llegando a impedirles realizar sus actividades diaria. Su grado de preocupación es muy exagerado y, en ocasiones, se preocupan por cuestiones para las que tienen poca o ninguna razón para ello. Las personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada suelen comentarnos “es como si siempre tuviera que estar preocupada/o por algo”

El trastorno de ansiedad generalizada se encuentra englobado dentro de los trastornos de ansiedad, es un trastorno bastante frecuente, más aún en las mujeres y afecta mucho a la calidad de vida de las personas que lo sufren.

Algunos síntomas que experimentan son nerviosismo permanente, irritabilidad e inquietud, les cuesta mucho relajarse, problemas de concentración y de sueño y sensación de cansancio. Se sobresaltan con facilidad ante lo inesperado y suelen experimentar síntomas físicos como palpitaciones, sudoración, incluso sensación de mareo, entre otros.

Se trata de personas que anticipan frecuentemente consecuencias negativas, esperan que algo malo va a ocurrir y le dan muchas vueltas a pensamientos e ideas catastrofistas. Pueden sentir mucho malestar antes diferentes situaciones como preparar una cena, hablar con su jefe, ultimar los detalles de un viaje, hacer un examen, etc…

La terapia cognitivo conductual ayuda mucho en el tratamiento psicológico del trastorno de ansiedad generalizada. La terapia debe adaptarse a las necesidades de cada persona, no todas las personas con trastorno de ansiedad generalizada son iguales y, por tanto, la intervención será diferente.

A modo de pequeña guía, intentaré contaros algunas intervenciones frecuentes ante este trastorno:

En terapia cognitivo conductual utilizamos mucho el entrenamiento en relajación para ayudarles a controlar sus síntomas de ansiedad y a reducir el nivel de activación que suelen tener elevado. Igualmente es muy útil el entrenamiento en respiración.

Es esencial el trabajo con los esquemas de preocupación para ayudarles a distinguir las preocupaciones útiles de aquéllas que no lo son. También su conducta es importante, ya que actúan guiados por sus preocupaciones.

Recuerdo una madre que estaba muy preocupada por si a sus hijos adolescentes podría ocurrirles algo negativo, se preocupaba si llegaban tarde a casa, si sus amistades eran las adecuadas, si comían adecuadamente. Lo que hacía era vigilarles en exceso y llamarles por teléfono muchas veces al día, para asegurarse que todo iba bien. Estas conductas mantenían sus temores y deterioraban su relación con sus hijos. Modificar estas conductas fue necesario para que obtuviera una mejoría significativa de sus preocupaciones.

trastorno de ansiedad generalizadaEl trabajo con un buen método de resolver problemas es muy importante, perciben los problemas como abrumadores y no tienen una metodología eficaz para resolverlos. Aprender a priorizar los problemas, sus alternativas y a poner en práctica decisiones adecuadas es clave en el tratamiento de este trastorno.

Nuestra paciente anterior se atascaba cuando intentaba tomar decisiones, no se detenía a pensar en alternativas para preocuparse menos por sus hijos, ni evaluaba su efectividad. Tras enseñarle un método para resolver problemas eligió que le ayudaría hablar un día a la semana con sus hijos, durante un rato, para poder comentar y compartir cuestiones como sus amistades y lo que hacían en su tiempo de ocio, cuando salían de casa. Sus hijos accedieron encantados a compartir más con ella a cambio de que dejara de vigilarles y bombardearles con llamadas. Consiguió preocuparse menos y mejorar notablemente la relación con sus hijos.

También es importante aprender a planificar y disfrutar de actividades agradables. A menudo, están tan centrados en sus problemas que no se permiten tiempo para disfrutar o cuando lo intentan no saben apartar sus preocupaciones. Esto es otra cosa que se enseña y aprende en terapia.

Poco a poco deben ir exponiéndose a sus temores, una vez que poseen las herramientas adecuadas para afrontar la ansiedad. Esto redunda en muy buenos resultados en su calidad de vida y en la disminución de sus temores.

Es importante realizar un tratamiento global en el que se trabajan pensamientos, conductas y emociones para lograr unos buenos y duraderos resultados en el tratamiento psicológico del trastorno de ansiedad generalizada.

Desafortunadamente muchas personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada no acuden a terapia, especialmente porque piensan que “son así” y que eso es algo que no se puede cambiar. Se han acostumbrado tanto a estar preocupados que no contemplan que pueda ser de otro modo.

Las personas somos lo que aprendemos y nos consta que se puede aprender a preocuparse menos con la guía adecuada. No somos preocupones, hemos aprendido a serlo y no hay razón para pensar que no podemos avanzar hacia un grado menor de preocupación si aprendemos cómo hacerlo.

Los resultados de una terapia son muy esperanzadores para las personas con ansiedad generalizada, sólo hay que probarlo y observar los resultados.

Artículo de Marta Camacho Calvo

Deja un Comentario

Nombre*

Correo Electrónico* (La dirección no será visible)



FacebookTwitterGoogle+LinkedIn
psicologos de madrid

¿Quieres mejorar tu estado de ánimo?¿Liberarte de la angustia, los miedos y el estrés?

Leer Más
psicologos en madrid

¿Te gustaría relacionarte mejor o resolver tu relación de pareja?

Leer Más
centro de psicologia en madrid

¿Problemas en la infancia o adolescencia?

Leer Más